Julián Ferreyra – La tiranía del pluralismo